El Origen de La Pirámide de Catena Zapata

Descubrí cómo Nicolás Catena Zapata, uno de los pioneros del vino argentino, creó un viñedo icónico que ha contribuido a la fama mundial del Malbec.

La bodega Catena Zapata, fundada en 1902, es una de las más antiguas de Argentina y ha desempeñado un papel vital en el reconocimiento internacional de la cepa Malbec.

La Pirámide, el viñedo histórico de esta bodega, representa años de dedicación a la viticultura de calidad. Con sus uvas cuidadosamente cultivadas, dio lugar a vinos que se han ganado un lugar destacado en la escena vitivinícola mundial.

Acompañanos a descubrir el origen de este viñedo histórico y su bodega, La Pirámide.

Nicolás Catena Zapata: un pionero del vino argentino

Nicolás Catena Zapata delineó el camino hacia un nuevo estilo de vinificación, combinando su aprendizaje de los viñedos con sus estudios universitarios.

Pero, para comprender la pasión y la magia detrás de la bodega, debemos transportarnos varias décadas atrás, cuando Nicola Catena, el abuelo de Nicolás, llegó desde Italia a Mendoza y se convenció de que era la tierra prometida. Allí, en 1902, plantó la primera viña de Malbec, que hasta entonces había sido considerada una uva de corte en Burdeos, Francia. Luego, su hijo mayor, Domingo, con la idea de reconvertir al Malbec, trabajó para llevar a la bodega a un segundo nivel. 

Más tarde, cuando Nicolás Catena Zapata, hijo de Don Domingo, tomó  las riendas de la bodega, Argentina enfrentaba una gran crisis política y económica, con un gobierno militar que acababa de declarar la guerra al Reino Unido. Nicolás decidió entonces concentrarse en ampliar la distribución dentro de Argentina, pero a principios de los ‘80 fue invitado a dar clases de economía en la Universidad de Berkeley, California, un suceso que cambiaría la historia de la bodega para siempre.

Hasta ese entonces, nadie se había atrevido a desafiar la supremacía de Francia como productor de calidad, excepto los californianos, que habían elaborado un Cabernet Sauvignon y Chardonnay que competían con los mejores vinos europeos.

La región de Napa Valley en California, fue una inspiración para Nicolás y su esposa, Elena, por lo que regresaron a Mendoza con la visión californiana.

Nicolás vendió la bodega, conservando sólo Bodegas Esmeralda

Siendo el primer exportador de vinos finos de Argentina, sentó las bases para el reconocimiento del país en el mapa vitivinícola mundial.

La búsqueda de un nuevo Malbec

El deseo de Nicolás de desafiar los límites lo llevó a apostar por un nuevo enfoque para elaborar vinos Malbec.

Se dedicó a identificar las mejores zonas para la plantación de viñedos en Mendoza y en 1992 plantó vides en Gualtallary Alto a 1500 msnm, creando el Viñedo Adrianna en honor a su hija menor. A pesar de las dudas y contra todo pronóstico, el Malbec maduró maravillosamente bien y así Nicolás descubrió las cualidades excepcionales de Mendoza para el cultivo de la vid.

Sin embargo, se seguía cuestionando si el Malbec podría alcanzar algún día los niveles de calidad del Cabernet Sauvignon y Chardonnay.

En 1985, al fallecer Domingo, Nicolás decidió abocarse a comprobar si la intuición de su padre era la correcta. En 1994 decidió elaborar el vino Catena Malbec, que más tarde el Wall Street Journal lo rankearía como el Malbec Nro 1 de Argentina.

Pero Nicolás debió luego enfrentar otro desafío: ¿Qué selecciones de Malbec plantar en sus viñedos nuevos? Ante la falta de selecciones clonales en Argentina, decidió importar clones de Cahors, Francia. Sin embargo, los resultados fueron desalentadores, llevándolo a desarrollar su propia selección clonal de Malbec, plantando 135 clones en el Viñedo La Pirámide, en Agrelo, conocidos como Catena Cuttings.

De estos 135 clones iniciales, finalmente seleccionaron los cinco mejores, los que daban granos más pequeños, rendimientos balanceados y mejores sabores, y se los plantó en diferentes microclimas, en distintas altitudes del Valle de Uco.

La revolución iniciada por Nicolás continuó con su hija Laura Catena, de la mano de Alejandro Vigil, director de enología de la bodega, quienes posicionaron a estos vinos como referentes mundiales.

Laura Catena, además, fundó el Catena Institute of Wine, contribuyendo a posicionar a la Argentina como una destacada región vitivinícola y con la misión de crear vinos de la mejor calidad.

Nicolás Catena Zapata junto a su hija, Laura Catena, directora general de la bodega.
Nicolás Catena Zapata junto a su hija, Laura Catena, directora general de la bodega.

Ubicación y características

El viñedo La Pirámide, que rodea la bodega con su forma distintiva de pirámide Maya, se encuentra en el distrito de Agrelo, en Luján de Cuyo, Mendoza. Fue plantado en 1983, a una altitud de 950 metros sobre el nivel del mar.

El suelo, compuesto por un 30% de arena, 40% limo y 30% arcilla, tiene una profundidad de 2 metros.

En este terreno se cultivan variedades de Cabernet Sauvignon, Malbec, Cabernet Franc y Petit Verdot. El Malbec de La Pirámide da lugar a vinos de cuerpo entero, con notas de pimienta negra y especias dulces, mientras que el Cabernet Sauvignon ofrece aromas y sabores de grosellas negras.

Viñedo La Pirámide, junto a la bodega con forma de pirámide Maya.
Viñedo La Pirámide, junto a la bodega con forma de pirámide Maya.

Recorrido por la bodega

La imponente estructura de la bodega La Pirámide, rodeada por el viñedo del mismo nombre, fue inspirada en un viaje familiar de Nicolás a Guatemala y refleja su admiración por la pirámide del Templo del Gran Jaguar. 

Iniciada su construcción en 1998 e inaugurada en abril del 2001, esta bodega tiene la intención de representar a Latinoamérica.

El interior de la bodega es amplio y luminoso, con una escalera central que conecta los cuatro niveles, brindando una experiencia única desde el momento en que los visitantes ingresan.

Interior de la bodega La Pirámide, en Agrelo, Luján de Cuyo.
Interior de la bodega La Pirámide, en Agrelo, Luján de Cuyo.

El recorrido comienza conociendo la historia de la bodega, explorando la Bodega de Parcelas, donde se vinifican uvas de pequeñas parcelas situadas en los viñedos de altura.

Aquí también se pueden ver los distintos depósitos en los que puede trabajarse el vino, como barricas, ánforas y esferas.

En la planta baja también encontramos el espacio de guarda de vinos en barricas, junto a un hermoso corredor donde los trabajadores supervisan meticulosamente la evolución de los vinos, controlando que la temperatura y la humedad sean las adecuadas. Además, hay un espacio de degustación con una vista panorámica de las barricas.

Alrededor de la escalera central, se distribuyen distintos espacios dedicados a la custodia de colecciones privadas y vinos especiales.

A medida que los visitantes suben al tercer y cuarto nivel, se pueden apreciar distintas salas que exhiben la pasión que impulsa la producción de estos vinos excepcionales.

Sin dudas un recorrido imperdible para los amantes del vino, que fusiona la arquitectura con la maestría vitivinícola.

Nicolás Catena Zapata y su hija Laura, han dejado una huella imborrable en la historia del vino argentino, plantando viñedos a 1500 metros de altura y encabezando el renacimiento del Malbec.

Además, Laura, con la creación del Catena Institute of Wine, pudo confirmar que los suelos de aluvión en Mendoza no son homogéneos y que de cada parcela se obtienen vinos con aromas y sabores distintos, destacando la importancia del terroir en la expresión de las uvas.

El Viñedo La Pirámide, a 950 metros de altura, con sus 105 hectáreas plantadas, ha contribuido a crear los vinos más emblemáticos de la bodega. Entre ellos, el Nicolás Catena Zapata, el primer cuveé de lujo de Argentina que se exportó al mundo entero. Un blend de Cabernet Sauvignon y Malbec, con uvas de los viñedos La Pirámide, Adrianna, Nicasia y Domingo, dependiendo del año de cosecha. La elección por la fermentación de racimos y bayas enteras a bajas temperaturas, utilizando levaduras nativas, demuestra un enfoque meticuloso en la vinificación.

También provienen de este viñedo cosechas históricas como el DV Catena La Pirámide Cabernet Sauvignon, DV Catena Malbec-Malbec, DV Catena Chardonnay-Chardonnay y el Estiba Reservada, entre otros.

Así, el Viñedo La Pirámide se presenta como un testimonio de la dedicación de la familia Catena Zapata y su impacto en la vinificación argentina, donde la altitud, el terroir y la excelencia enológica convergen para dar vida a vinos de calidad mundial.