Vendimia 2024: Una celebración del vino

VENDIMIA 2024: UNA CELEBRACIÓN DEL VINO

La tradicional fiesta nacional que es un verdadero homenaje al trabajo detrás del vino

La Fiesta Nacional de la Vendimia es un evento popular originado en Mendoza que festeja el tiempo de la cosecha de las uvas y da inicio a la producción vitivinícola del año.

La celebración se oficializó en 1936 y se replica año a año entre febrero y marzo. En Mendoza representa el evento cultural y turístico más importante. Además, otras regiones productoras de vino en Argentina adoptaron el festejo como una forma de homenajear al terruño y a quienes lo trabajan.

En este artículo repasamos la historia de esta festividad, las actividades destacadas y la relevancia de esta época en la producción de los vinos.

Vendimia 2024: Una celebración del vino
En la bodega Santa Julia. la cosecha se convirtió en una actividad para los turistas, que pueden experimentarla entre febrero y marzo

Historia de un festejo nacional​

Los orígenes

En 1936 se realizó por primera vez la Fiesta de la Vendimia, cuando el entonces gobernador de Mendoza buscó emular las celebraciones de la Friuli-Venecia, en Italia, empujado también por los festejos no oficiales de los primeros inmigrantes, que se llevaban a cabo todos los veranos. Ya en su edición inaugural hubo desfiles en la avenida San Martín, festines en bodegas y elección de la reina de la Vendimia. Todas actividades que se convirtieron en tradición y existen hasta el día de hoy.

Actividades

Si bien los días de actos oficiales son los primeros días de marzo, la vendimia en la provincia comienza a palpitarse desde diciembre, con las Fiestas Departamentales. En febrero se realiza la Bendición de los Frutos, una fiesta religiosa en la que se alaba a la Virgen de la Carrodilla, considerada Patrona de los Viñedos. La Vía Blanca y el Carrousel son desfiles de carros. El Acto Central y sus repeticiones presentan espectáculos populares de danza y música. 

Vendimia 2024: Una celebración del vino
En el escenario central se presentan espectáculos populares

Vendimia en las bodegas

Las bodegas también suman a sus propuestas de hospitalidad la oportunidad de vivir la vendimia desde adentro, con shows, almuerzos y cenas especiales e incluso invitando a los turistas a cosechar las uvas con las herramientas correspondientes. Los visitantes pueden ver el inicio de la producción desde la selección misma de los frutos.

Para las bodegas es tiempo de festejos pero también es temporada alta de trabajo. No solo por la cantidad de gente que las recorre, sino también por la logística que implica la cosecha: los distintos tipos de recolección, el despalillado, el paso por tolvas y la selección de frutos de la añada para los distintos productos. Todos los actores detrás de la producción tienen que estar atentos a los operativos y a los resultados de la cosecha.

Laura Catena selección uvas
Laura Catena seleccionando uvas del viñedo

Recolección

En principio, los equipos de trabajo, con ingenieros agrónomos y enólogos a la cabeza, deciden cosecha a cosecha el momento exacto de recolección de cada uva, según cómo haya resultado el clima del año y dependiendo de la búsqueda de cada etiqueta. Así es que la recolección en determinadas viñas puede extenderse varios meses, ya que se pueden necesitar uvas poco maduradas y otras más tardías. 

Suele recolectarse de manera manual en horas de la madrugada. Todos esos canastos llegan a las tolvas para regular su entrada en la bodega. Luego, los controles de calidad, visuales y también de acidez y azúcar. El posterior proceso de despalillado limpia y quita posibles ramas.

El equipo de Zuccardi
El equipo de Zuccardi tomando decisiones para el arranque de la producción

Prensado y maceración

Estos procesos dependerán del vino que busca producirse y del volúmen que se pretende obtener. Para obtener el mosto rápidamente se utilizan máquinas de prensado industriales. La maceración es la fase en la que el mosto queda en contacto con la piel y los granos de la fruta para fijar sus aromas, colores y cuerpo. Este proceso se evita en muchos vinos blancos y ligeros.  

Relevancia

Por todo esto, febrero, marzo y abril son épocas de gran ocupación en las bodegas. Se convive entre festejos, actividad turística y mucho trabajo en función de cada botella que se producirá ese año. Apenas terminada la cosecha, en las bodegas ya se piensa en la siguiente añada, teniendo en cuenta las condiciones del suelo, las previsiones climáticas y el resultado final de la vendimia.

Desde aquí celebramos esta época y deseamos que productores, trabajadores y apasionados del vino disfruten la temporada y logren los mejores vinos para este año.