Cómo Catar un Vino: Guía Paso a Paso para Principiantes

Cómo catar un vino: Guía paso a paso para principiantes

Muchas veces se piensa en las catas como una actividad exclusiva para expertos o críticos especializados, pero lo cierto es que todos podemos conocer las características de un vino abordándolo con atención, a través de ciertos pasos que nos guiarán en el disfrute y alimentarán nuestra curiosidad para descubrir nuevas cepas, métodos de elaboración y guarda o denominaciones de origen.

Como han dicho periodistas de la talla de Miguel Brascó o Elisabeth Checa, el mejor vino siempre será el que más te guste. Pero lo mejor de tener un favorito es haber probado muchos: la comparación y la crítica no tienen porqué ser patrimonio único de los especialistas. Todos los consumidores pueden adquirir herramientas para saber si un vino es bueno o para reconocer sus características principales. 

En este artículo te detallaremos el paso a paso de las catas para que sumes conocimiento botella tras botella. Además, te dejamos algunas sugerencias para preparar tus degustaciones, en casa o en el restaurante.

Vino Para Principiantes: Los Secretos De La Cata

Catar un vino

¿Qué es una cata?

Una cata, particularmente cuando hablamos de vinos, es el análisis del producto a través de los sentidos. Si hablamos de beber, seguramente pensemos en el gusto como el más importante. Pero para conocer los atributos de un vino son fundamentales también la vista y el olfato. Muchas veces se parodia la imagen de supuestos expertos moviendo la copa y acercándose por todos los ángulos. Lo cierto es que esos gestos, bien aplicados, pueden ser muy útiles.

Tipos de cata

Las catas para profesionales o aficionados, ya sean en concursos, por cuestiones de producción (por ejemplo, entre integrantes de equipos de una bodega) o recreativas, suelen clasificarse según el producto que se analice o compare. Aquí, algunos ejemplos:

  • Cata horizontal: En una cata horizontal se prueban diversos vinos de la misma añada (año de cosecha), con vinos (de distintas bodegas o líneas) que comparten zona de procedencia o variedad de uva. Este tipo de cata permite comparar las diferencias en los métodos de elaboración y la influencia de los distintos tipos de suelos y microclimas en una misma variedad de uva.
  • Cata vertical: En estas catas se degusta un mismo vino (misma etiqueta) de diferentes años de cosecha, en lo posible sucesivos. Se comparan las características arrojadas por esa añada y también el efecto de los años de guarda para entender la evolución de ese vino. 
  • Cata a ciegas: En general son sesiones recreativas o que buscan estimular los sentidos de los consumidores que quieren aprender más sobre el mundo del vino. En este caso no se conocen las etiquetas (bodega, línea) y en algunas oportunidades no se mencionan siquiera los varietales que se prueban. Es una forma de abordar el vino sin preconceptos para descubrir sus características de manera genuina, sin tener en cuenta datos con anterioridad.
  • Cata temática: Aquí se exploran y comparan vinos con alguna característica específica en común. Pueden ser tipos de uva, una región de procedencia o un estilo de elaboración. Es una manera de meterse con mayor profundidad en las particularidades del tema elegido para la ocasión y una posibilidad para comparar los productos de distintas bodegas.

Pasos de la cata

La degustación de vinos tiene tres pasos básicos que es conveniente seguir y se dividen en estas fases:

  • Fase visual: para analizar los colores y matices.
  • Fase olfativa: para descubrir los aromas.

Fase gustativa: se perciben y describen los sabores y texturas, tanto en el paladar como en el final de boca (la sensación que queda luego de beber).

Vista

“Mirar” con atención la copa de vino nos va a permitir saber algunas cosas sobre su madurez y concentración. Comenzamos por descorchar el vino y servirlo. Agarramos la copa por la base o el tallo, buscamos algo de luz de ser posible y un fondo blanco (puede ser una servilleta) sobre el cuál hacer contraste. Inclinamos la copa 45° y observamos el color. Podemos describirlo y empezar a trabajar en la memoria las sensaciones que nos produce. También se puede observar algo de su densidad al notar si deja o no rastros en la superficie de la copa.

Olfato

Para muchos este paso no puede saltearse si se quiere disfrutar del vino a fondo, porque influye también en el gusto que vamos a percibir a continuación. Obviando el plano olfativo, los encontraríamos más chatos. Además, en este paso, podemos saber si el vino está o no en buen estado, porque podríamos notar un olor avinagrado o a podrido que sería un importante indicador de que mejor, no beber.

Aquí acercamos la copa a la nariz y olemos suavemente. Los aromas aparecerán en capas. Los primarios son los que aparecen en el primer momento, sin mover la copa, y provienen de la materia prima, de las particularidades de la uva.

Los secundarios llegan cuando se agita apenas la copa y el oxígeno permite que aparezcan otros perfumes, originados en la fermentación. Si se sienten mucho, seguramente estemos hablando de un vino joven. 

Aquí surgen esas notas florales, frutales o minerales. Entre principiantes se cree que se agregan ingredientes a la preparación (pimienta, ciruela, etc). Pero no, se trata de sensaciones que las distintas formas de elaboración o guarda generan en nariz. 

Gusto

Hora de probar el vino. Tomamos un pequeño sorbo y lo hacemos recorrer la boca, para que lo sientan lengua y paladar. Empezamos a distinguir si los sabores son dulces, ácidos o amargos. Se dice que un vino es redondo cuando consigue un buen equilibrio entre esas características.

Después evaluamos temperatura, cuerpo, textura y astringencia.

En las catas profesionales suele escupir el vino, en las degustaciones informales se bebe. La recomendación es realizar una respiración profunda para ver qué sensaciones quedan en la boca. Si lo que sentimos persiste por más de un minuto hablamos de final largo y, en general, esto sucede con vinos de calidad.

Pasos de la cata
Las catas a ciegas son aquellas en las que no se conoce el nombre de las etiquetas a degustar

Tips

Algunos tips para degustar vinos que sumaran puntos a la experiencia:

Enfriado y descorchado

Intentar averiguar cuál es la temperatura ideal de servicio del vino y prepararlo con anterioridad. Así mismo, saber cuál es el momento ideal de descorche siempre jerarquiza la cata (si es necesario que se abra en botella o decantador un tiempo antes de beberlo)

Cantidad de producto

Si la idea es comparar varios vinos, se sugiere una medida pequeña de cada uno. Pero esto dependerá de la situación de consumo.

Copa

Lo más importante es el vino, pero también hay formatos de copa que pueden ayudar a resaltar las características de cada estilo de vino, de acuerdo a su tamaño y boca.

Agarre de la copa

Se sugiere agarrarla de la base o el tallo para evitar calentar con la maño el producto.

Agua

Es fundamental intercalar agua entre copas. Ayuda a descubrir los atributos del vino que se beberá a continuación y, especialmente en degustaciones informales o prolongadas, es deseable para el cuerpo (¡y el día después!).

Ayuda del somm

Si los vinos se tomarán en un restaurante o bar de vinos, conversar con el sommelier del lugar siempre aportará consejos o datos útiles sobre lo que se bebe.

Tomar agua entre copas es fundamental para el disfrute de la degustación
Tomar agua entre copas es fundamental para el disfrute de la degustación

Animarse a probar

Entonces, repetimos: todos podemos disfrutar del vino, pero dedicarle tiempo y atención nos va a permitir encontrar distintas cualidades. Eso es clave para educar el gusto e incluso para poder elegir el vino ideal de acuerdo a la ocasión. La práctica y el estudio pueden incluso convertirte en un experto, ya que con persistencia y curiosidad se pueden trabajar el paladar y también la memoria. Se aprende probando, entrenando y comparando. Te invitamos a poner en acción estos pasos con la próxima botella que descorches.