El legado de Zuccardi en la vitivinicultura

El legado de Zuccardi en la vitivinicultura

Una familia apasionada por el vino y un compromiso inquebrantable con la naturaleza, calidad e innovación. Descubrí la historia de Zuccardi y sus excelentes vinos argentinos. 

En el universo del vino existen nombres que trascienden el tiempo. Uno de ellos es Zuccardi, una empresa familiar con un profundo compromiso y dedicación a la vitivinicultura que abarca más de medio siglo. Conquistando los paladares más exigentes, ha logrado transformar la producción de vino en un auténtico arte. En este artículo, te invitamos a adentrarte en la historia de esta prestigiosa bodega, desde sus modestos inicios hasta su reconocimiento actual como una de las mejores del mundo.

Origen y fundación de Zuccardi

La familia Zuccardi

La historia se remonta a la década de 1950, cuando el ingeniero agrónomo Alberto Zuccardi llegó a Mendoza para experimentar un nuevo sistema de riego por tuberías subterráneas. En 1963 plantó las primeras hectáreas de uvas en Maipú, Mendoza, y fundó la empresa junto a su esposa, Emma.

En 1976, José Alberto, hijo del matrimonio, se unió a la empresa y desde entonces ha trabajado para posicionarla como referente de la industria vitivinícola de Argentina y del mundo. 

José Alberto y sus hijos, Julia, Sebastián y Miguel, han logrado expandir la empresa exitosamente, diversificándose con la incorporación de emprendimientos turísticos y la elaboración de aceites de oliva extra vírgenes.

Sebastián Zuccardi se dedica al área de investigación y a la creación de vinos; Miguel tiene a cargo la elaboración de los aceites de oliva, y su hermana Julia, dirige toda la propuesta turística.

Hoy en día, continúan el legado de sus fundadores con pasión y dedicación. Con el trabajo como gran valor familiar, el suelo como su pasión y la libertad de crear e investigar como su filosofía.

Los inicios de la bodega

En sus comienzos, la familia Zuccardi se dedicó a producir vinos para consumo local, pero el deseo de crecer los llevó a probar nuevas técnicas y variedades de uvas. 

En 1980, pocos años después de incorporarse a la empresa, José Alberto decidió comenzar la reconversión de los viñedos, con la brillante idea de utilizar varietales para diferenciar a sus vinos del resto: Tempranillo en tintos y Viognier en blancos. Esta decisión fue clave y dio paso a la marca de vinos que representa a la Argentina en todo el mundo: Bodega Santa Julia, llamada así en honor a la hija de José.

Los reconocimientos de los vinos Santa Julia Reserva y Zuccardi Q no tardaron en llegar. A principios de los 2000, con la idea de imponer un nuevo corte argentino a nivel internacional, lanzaron el Zuccardi Z, un bivarietal que fusiona Malbec y Tempranillo.

En el 2005, cuando se incorporó a la empresa Sebastián Zuccardi, su primera innovación fue trasladar los mejores viñedos al Valle de Uco, Mendoza, con la idea de construir una bodega pensada en función de la viña y expresar así la identidad de cada parcela.

También por iniciativa de Sebastián, desde el 2008 la bodega cuenta con un área de Investigación y Desarrollo, dedicada al estudio del terroir y las variables que influyen en la calidad de sus vinos. 

En la actualidad, la familia cuenta con viñedos y olivares en distintas zonas de Mendoza y son reconocidos a nivel local e internacional, llegando a más de 60 países de los cinco continentes.

Familia Zuccardi en sus viñedos

Los viñedos de Zuccardi

Ubicación y características de los viñedos

La Bodega Zuccardi Valler de Uco se encuentra en el Paraje Altamira, en Mendoza, y todos sus viñedos están en el Valle de Uco, una ubicación privilegiada que proporciona un microclima único, favoreciendo la producción de uvas de alta calidad:

  • Finca Piedra Infinita se ubica en el corazón del abanico aluvial del río Tunuyán. Su viticultura se practica ejecutando cada tarea (desde la poda hasta la cosecha), orientada por el tipo de suelo.
  • Finca Canal Uco marcó el inicio del crecimiento de Zuccardi en el Valle. Se alza sobre tierras con más de 80 años de historia agrícola y es regada por las aguas del canal Uco. 
  • Finca Los Membrillos se encuentra al este de Paraje Altamira. Su sistema de riego superficial y el diseño de sus espalderos están pensados para lograr la armonía entre la tradición vitivinícola de la región y el manejo del equipo agronómico para alcanzar el equilibrio de los viñedos.
  • Finca Las Cuchillas representa el auténtico vino de montaña, ya que se encuentra sobre el abanico aluvial del Río Las Tunas, a solo 600 metros de las primeras cuchillas del frente montañoso de la Cordillera Frontal.
  • Finca Las Cerrilladas, ubicada al pie de las Lomas del Jaboncillo, expresa la diversidad y riqueza del terruño de Gualtallary. 
  • Finca Agua de las Jarillas toma su nombre del arroyo que baja de las lomas del Jaboncillo hacia Lomas del Peral y representa el equilibrio perfecto entre paisaje y viñedo.

Por su parte, la Bodega Santa Julia se encuentra en Maipú y cuenta con fincas en el Valle de Uco y la zona este de Mendoza:

  • Finca Maipú es 100% orgánica. Es una zona cálida, donde la maduración de las uvas se alcanza más rápido que en las fincas del Valle de Uco. Por esa razón es una de las primeras fincas en ser cosechadas durante la vendimia.
  • Finca Santa Rosa, ubicada al sudeste de Mendoza, es una de las regiones con más trayectoria en el cultivo de la vid. Se caracteriza por ser desértica y con gran amplitud térmica entre el día y la noche, lo que resulta muy propicio para la planta.
  • Finca La Ribera, los suelos son heterogéneos, de origen fluvial en la ribera del río Tunuyán, muy pedregosos. 
  • Finca Vista Flores, con 43 hectáreas en producción , es una zona de suelos franco arenosos profundos, con un microclima templado fresco por su altitud de 1000 msnm, conducida en parralalle
Viñedo de la Familia Zuccardi

Variedades de uva cultivadas

La premisa de la familia Zuccardi es que cada vino debe expresar su terroir, las características de la viña de la que proviene. Para lograr esto, la diversidad es la clave, por eso la bodega cutiva distintas variedades de uva. Algunas tintas, como el Malbec, Bonarda, Tempranillo, Syrah, Ancellota y Caladoc; y blancas, como Chardonnay, Viognier, Torrontés y Verdejo. 

La gama de productos se divide en las líneas Santa Julia (vinos más clásicos), Fuzion (vinos de moda), Familia Zuccardi (vinos de alta gama), Malamado (vinos estilo oporto) y Zuccardi Blanc de Blancs (espumante de chardonnay, con una segunda fermentación en botella), además de Zuelo, su marca de aceites de oliva.

La evolución de Zuccardi

Innovaciones tecnológicas en la producción de vino

Desde sus inicios, Zuccardi se caracterizó por la innovación. Desde la implementación de un novedoso sistema de riego hasta la creación del parral de conducción Zuccardi y el sistema de cosecha, la empresa ha generado una gran revolución en la viticultura.

En sus bodegas, la elaboración se realiza por gravedad, siguiendo principios no invasivos, con mínima intervención. 

La fermentación espontánea se realiza con levaduras autóctonas en depósitos especiales de hormigón y los vinos se envejecen en barricas de 500 y 3000 litros.

En palabras de Sebastián Zuccardi;

Innovar es muchas veces poner en valor cosas que no estaban en valor. Y no siempre esas cosas tienen que ser algo nuevo, sino que muchas veces es poner en valor cosas olvidadas. Por ejemplo, lo que nos pasó con el concreto que utilizamos en la bodega es utilizar técnicas del pasado para proyectarnos al futuro

Vasijas de concreto Zuccardi
Bodegas Zuccardi

En Santa Julia Innovación, una bodega experimental, focalizan la investigación y producción de nuevas variedades y etiquetas de vino, incluyendo la importación de 32 variedades de cepas portuguesas, francesas e italianas.

Reconocimientos y premios recibidos

Los vinos de Zuccardi han sido galardonados con numerosos premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional.

En el 2018, la bodega recibió el premio a “Productor del Año”, de la revista Wine & Spirits. Y en ese mismo año, los vinos Zuccardi Concreto Malbec y Zuccardi Aluvional Altamira, fueron incluidos en la lista de los 100 mejores vinos, en la misma revista.

En 2019, el vino Piedra Infinita 2016 obtuvo la calificación perfecta de 100 puntos por parte de Tim Atkin, el famoso crítico británico, siendo la única etiqueta nacional en alcanzar la máxima calificación ese año. Además, este vino fue elogiado con 100 puntos en el informe sobre Argentina de The Wine Advocate, de Robert Parker.

En 2020, la bodega Zuccardi Valle de Uco hizo historia al convertirse en la primera bodega argentina en ser galardonada como la “Mejor Bodega del Mundo” en los Wine Star Awards de la revista Wine Enthusiast.

En el 2021 volvió a ganar el mismo premio y en el 2022, tras ganarlo por tercer año consecutivo, fue promovida al salón de la fama de los World’s Best Vineyards. 

Además, Tim Atkin, en el Argentina Special Report 2022, distinguió a Zuccardi Piedra Infinita Gravascal 2019 como el mejor vino del país otorgándole 100 puntos.

La influencia de la familia Zuccardi se extiende más allá de sus vinos. En el 2019, Sebastián Zuccardi fue reconocido como uno de los 10 winemakers más influyentes de América Latina por la revista Decanter y estuvo entre los 30 enólogos jóvenes más influyentes en la publicación The Drink Business International. Además, Tim Atkin lo designó como Winemaker del año en Argentina en el 2016.

En el 2023 siguen cosechando éxitos. José Alberto fue nombrado “Leyenda del Año” por Tim Atkin, mientras que Zuccardi Valle de Uco ha sido elegida por la revista Wine & Spirits como una de las Top 100 Bodegas del 2023. 

Además, este año los vinos Finca Piedra Infinita 2016, Finca Piedra Infinita Gravascal 2018 y Finca Piedra Infinita Supercal 2019, obtuvieron 100 puntos por el prestigioso Robert Parker de Wine Advocate. 

Vino Premiado Piedra Infinita Zuccardi

Los vinos destacados de Zuccardi

Descripción y características de los vinos emblemáticos

Bodega Zuccardi ofrece una extensa y distinguida selección de vinos. Los más destacados son:

  • Finca Piedra Infinita 2016: uno de los vinos 100 puntos más destacados. 100% malbec, fermentado con levaduras nativas en piletas de hormigón.
  • Finca Piedra Infinita Gravascal 2019: también de 100 puntos, proviene de una parcela específica de 0,73 hectáreas, de finca Piedra Infinita, donde a 60 centímetros de profundidad hay grandes gravas y piedras de granito recubiertas de material calcáreo.
  • Finca Piedra Infinita Supercal 2019: puntuado con 100, proviene de una parcela específica de 0,78 hectáreas, con suelos poco profundos y enormes depósitos de piedras recubiertas por una capa de material calcáreo. 
  • Zuccardi Q Malbec: es un vino que encarna la esencia de la uva malbec y el terroir argentino. 
  • Aluvional Altamira: la línea Aluvional marcó una era en Zuccardi, empezando el nuevo camino junto a Sebastián. Son vinos de carácter mineral, con acidez muy viva y gran estructura. 
  • Aluvional Gualtallary 2016: proviene de la zona de Los Cerillos, una de las que poseen más carbonato de calcio. Expresa un carácter salvaje, con notas de hierbas y flores.
  • Concreto 2019: se fermenta y envejece en tanques de hormigón, lo que permite un excelente control de temperatura durante la fermentación y una crianza sin aporte de aromas externos a la uva. Es un vino austero, con gran textura. 
  • Amphora Project 2019: una partida de malbec criada en ánforas de concreto para mantener la pureza y firmeza. Es fresco, con gran textura en boca, fruta fresca y muy largo.


Otros vinos distinguidos son los de la línea Vinos de Pueblos, que reflejan diversos microclimas y suelos específicos, entre los que destaca Polígonos del Valle de Uco San Pablo Cabernet Franc 2021, con 95 puntos. Y el vino Tito Zuccardi Paraje Altamira 2020, de la línea Vinos de Viticultor, tributo al fundador de la bodega, también con 95 puntos.

Compromiso sustentable de Zuccardi

Prácticas de agricultura orgánica

El compromiso de Zuccardi con la sustentabilidad y el medio ambiente los ha llevado a practicar la agricultura orgánica en sus viñedos, promoviendo la salud del suelo y la biodiversidad, implementando iniciativas de energía renovable y reducción de desperdicios.

Edgardo Cónsoli, el agrónomo de la bodega, afirma que “Una agricultura orgánica va más allá de la tierra; combina la tradición, la innovación y la ciencia en beneficio del ambiente pero debe promover también las relaciones justas y una buena calidad de vida para todos los involucrados”.

Con más de 300 hectáreas certificadas, Santa Julia es la principal productora de uvas orgánicas en el país. En este lugar se destina toda la materia orgánica al compostaje, generando fertilizantes que nutren el suelo y contribuyen a obtener uvas de alta calidad.

Para regar, se utiliza agua recuperada de procesos industriales de la bodega, aprovechando una planta de tratamiento propia.

En cuanto a los olivares, Zuccardi se destaca por el desarrollo de un sistema de coberturas que favorece el suelo vivo y el control biológico. La producción de compost y lombricompuesto a partir del orujo de aceituna devuelve al suelo parte de los nutrientes que absorbe el olivo. Además, los restos de carozo de aceitunas se usan como fuente de combustible para las calderas, cerrando así el ciclo de sostenibilidad.

Responsabilidad social y medioambiental

Zuccardi se enorgullece también de su compromiso con la comunidad local.

Siguiendo la premisa de que “las empresas son sus personas” la Bodega Santa Julia lleva a cabo el proyecto “No nos da lo mismo”, a través del cual contribuyen al bienestar de las personas que viven en las cercanías de los viñedos. 

Tienen talleres de costura integrados por mujeres locales, jardines maternales y centros educativos para que las personas puedan completar sus estudios secundarios.

Esta bodega obtuvo la certificación internacional Fair for Life, que garantiza las buenas condiciones laborales, salarios adecuados e igualdad de género.

Este año, con el objetivo de fomentar la sustentabilidad en la viticultura, la Bodega Zuccardi invitó a estudiantes universitarios y profesionales de Mendoza a participar del concurso FZ Sustentable, para que presenten proyectos de sustentabilidad, desde la obtención de la uva hasta la gestión de residuos y efluentes en la bodega. 

Visitas y experiencias en Zuccardi

Las bodegas Zuccardi Valle de Uco y Santa Julia son hermosos lugares para visitar, donde se pueden disfrutar experiencias enológicas únicas.

El restaurante Piedra Infinita inaugurado en 2016, está en Paraje Altamira, Valle de Uco, frente a la Cordillera de los Andes. Allí se puede disfrutar de un menú de 4 pasos elaborado con productos regionales, maridados con los vinos de Zuccardi. 

Los amantes del vino pueden recorrer los espacios de la bodega y los viñedos, además de participar de catas y degustaciones dirigidas por expertos enólogos.

Entre los viñedos de la bodega Santa Julia, se puede visitar el restaurante Casa del Visitante, el emprendimiento turístico de la bodega que funciona desde el 2001. Está construido con materiales locales, con vistas hacia los jardines y viñedos, ofrece una propuesta regional, con verduras de la huerta y asado familiar.